skip to Main Content

¡Una segunda opinión me salvó la vida!

long-term pancreatic cancer survivor Janet McNabb and her husband Bill

• El dolor abdominal intenso inicia mi trayectoria con el cáncer
• Recuperación difícil después del procedimiento de Whipple
• La vida con náuseas crónicas

Mi nombre es Janet McNabb y soy una sobreviviente de cáncer de páncreas.

Me diagnosticaron el cáncer en septiembre de 1996, aunque estoy segura de que las cosas han cambiado mucho desde entonces. Me había estado doliendo mucho el abdomen y tenía mucha indigestión. Noté el dolor por primera vez cuando hacía viajes largos en auto.

En ese momento trabajaba como enfermera en el quirófano. Fui a ver a mi gastroenterólogo local en Myrtle Beach, Carolina del Sur, donde resido. El médico primero me hizo una EGD (una prueba para examinar el revestimiento del esófago, el estómago y el duodeno) y determinó que tenía bacterias estomacales, para lo cual me dio tratamiento.

El dolor continuó. Con frecuencia, el dolor era tan terrible que tenían que ayudarme a salir del quirófano. Cuando esto sucedía, me llevaban a cirugía ambulatoria, me sedaban y alguien tenía que llevarme a casa. Esta situación continuó por 15 meses. Mi gastroenterólogo sugirió que me extirparan la vesícula, así que seguí su consejo. Lamentablemente, mi cirujano dijo que no había ningún problema con la vesícula; la cirugía no había sido necesaria en absoluto. No estaba satisfecha con mi gastroenterólogo.

El dolor persistió y continué tolerándolo durante varios meses más. Finalmente, mi médico vino a verme después de uno de estos episodios. Me dijo que no podía hacer nada más y que tenía que aprender a vivir con el dolor.

Obtengo una segunda opinión

Seguía teniendo un dolor intenso en el centro del estómago que también se irradiaba hacia la espalda. Mi esposo Bill me dijo que buscara otra opinión, pero yo estaba indecisa. Bill insistió en que le preguntara a alguno de mis colegas a quién debería ver en Charleston en The Medical University of South Carolina (MUSC). Mi buen amigo y anestesiólogo, el Dr. Fred Bellamy, que había hecho su residencia en MUSC, me dijo que consultara al Dr. Bill Marsh. Hice una cita con él sin saber que se había ido de MUSC.

Fui a ver al Dr. Marsh con mi esposo y en 15 minutos me dijo que necesitaba una colangiopancreatografía retrógrada endoscópica (ERCP), un procedimiento que combina la endoscopia gastrointestinal superior y las radiografías y que se usa para tratar problemas de los conductos biliares y pancreáticos. Recibí una llamada del consultorio del Dr. Paul Tarnasky de MUSC para programar una ERCP. El 14 de agosto de 1996, mi esposo y yo fuimos a Charleston para realizarme el procedimiento. De acuerdo con el seguro, primero tenían que revisar los conductos biliares. Descubrieron que las presiones eran extremadamente altas y en su lugar hicieron una esfinterotomía del conducto biliar. Volví a casa, pero a los pocos días me sentía tan mal que no podía sentarme. Llamé al Dr. Tarnasky y me dijo que debía regresar y realizarme una ERCP del conducto pancreático. La cita estaba prevista para la semana siguiente.

Un stent experimental conduce al diagnóstico de cáncer

Una vez más, viajamos a Charleston para someterme a la ERCP. Antes del procedimiento, el Dr. Tarnasky preguntó si queríamos que me colocaran un stent experimental en el conducto. Me explicó que tendría que quedarme toda la noche y someterme a otra ERCP a la mañana siguiente para retirar el stent. Dijo que hacer esto parecía disminuir las probabilidades de padecer pancreatitis hasta en un 40 por ciento. Fácilmente podríamos haber dicho que no, pero dijimos que sí. Este es el único tratamiento experimental que he probado… y estoy muy agradecida por ello.

Durante la ERCP, me colocaron un stent. El médico tomó algunas biopsias en ese momento. A la mañana siguiente, me realizó otra ERCP. Para su sorpresa, ¡descubrió que el stent había desaparecido! No se quedó en su lugar y probablemente pasó por mi cuerpo. Pero el médico observó un tumor en la cabeza del páncreas.

Cuando le dijeron a mi esposo Bill lo que encontraron, preguntó si podía ser él quien me lo comunicara. Todos estuvieron de acuerdo. Me dijo: “Hay un pequeño problema, pero va a salir bien”. Pregunté: “¿Qué es?” Él dijo: “Encontraron un tumor, pero vas a estar bien”. Nunca mencionó la palabra “cáncer”. No le creí al principio. Me aseguró que me estaba diciendo la verdad. Estaba aturdida. Sentí que mi destino estaba sellado. Era enfermera y sabía que probablemente me quedaban de tres a seis meses de vida.

Necesitaría una colonoscopia y posiblemente una resección intestinal, ya que muchas veces aparecen pólipos. También necesitaba reunirme con el especialista en cirugía pancreática, el Dr. David Adams.

Hubo un par de semanas entre los procedimientos. El Dr. Tarnasky le dijo a mi esposo que me llevara a casa y que engordara un poco, porque había perdido mucho peso. Además, estaban esperando los informes de la biopsia. Le dije a mi esposo que quería ir a Virginia, de donde éramos. Quería ir de excursión, asar hot dogs y malvaviscos sobre una fogata e ir a pescar. Así que hicimos exactamente eso en compañía de unos amigos que vivían allí. También visitamos a familiares y a mi mejor amiga Vicky (ella murió de cáncer de páncreas en 2005).

Cuando regresamos a casa, tenía una cita para la colonoscopia con el Dr. Tarnasky el viernes, 6 de septiembre. Me llamaron desde el consultorio del Dr. Tarnasky el día anterior y me dijeron que iban a cerrar debido a un huracán inminente. Bueno, ese viernes no fui a la colonoscopia ni a mi consulta con el Dr. Adams. Recibí una llamada del consultorio del Dr. Adams preguntando dónde estaba. Les dije que me habían llamado del consultorio del Dr. Tarnasky y que habían cancelado mi cita. Reprogramamos ambas citas para el lunes, 9 de septiembre, para ver al Dr. Adams y realizar la colonoscopia.

Un procedimiento de Whipple el viernes 13

Cuando me reuní con el Dr. Adams, me dijo que tenía cáncer. Después de la colonoscopia y otra ERCP, el Dr. Adams volvió a hablar con mi esposo y conmigo. Dijo que el tumor estaba creciendo rápido y que era canceroso. Luego preguntó: “¿Quiere programar la cirugía para el miércoles o el viernes?” Me quedé sorprendida y dije: “¡¿DE ESTA SEMANA?!” Él respondió: “Sí, el tumor está creciendo tan rápido que no podemos esperar”. Dije: “Bueno, deme un par de días para prepararme”. El viernes era 13, así que le pregunté si era supersticioso ya qué sería viernes 13. Él respondió: “No, hago mi mejor trabajo el día 13”.

El viernes, 13 de septiembre, me sometí al procedimiento de Whipple. Mi marido y mis hijos estaban allí. (Mis hijos ya estaban crecidos para entonces). La cirugía salió bien, pero tengo que decir que fue lo peor por lo que he pasado. Mi esposo había planeado quedarse un par de días, pero terminó quedándose 10 días completos cuando vio lo mal que yo estaba. ¡NUNCA podría haberlo hecho sin él! Me cuidó maravillosamente y no se apartó de mi lado. Aprendió muchas cosas sobre cómo cuidarme. Los enfermeros estaban muy ocupados y no siempre podían llegar lo suficientemente rápido. Pasé por mucho y él estuvo allí para exigir que se hicieran las cosas.

Nunca supe que sería una experiencia tan horrible. ¡NO ESTABA PREPARADA! Trabajé como enfermera en cirugía y nunca había realizado un procedimiento de Whipple ni había atendido a un paciente de Whipple. Me tomó completamente por sorpresa y esperaba mejorar más rápido. Pero hay que tener en cuenta que esta es la cirugía más grande que me podían haber hecho. NO FUE FÁCIL, pero ME SALVARON LA VIDA.

El jueves después de mi cirugía, el Dr. Adams me dijo que habían extirpado todo el cáncer y que no había necesidad de quimioterapia ni otros tratamientos. También me dijo que si hubiera esperado otros dos meses, habría sido demasiado tarde. Gracias a Dios, Bill insistió en que solicitara una segunda opinión.

Mi vida después del procedimiento de Whipple

Tardé seis meses después del procedimiento de Whipple en intentar volver al trabajo. Cuando lo hice, me resultó imposible trabajar a tiempo completo, así que trabajaba media jornada. Pero tenía náuseas impredecibles y, muchas veces, no podía levantarme para ir a trabajar. Me hicieron muchas pruebas para ver cuál era la causa de las náuseas, pero no encontraron nada. Finalmente, después de un año y medio, mi médico dijo: “Usted trabaja en uno de los lugares más estresantes que existen. Necesita tomar una licencia por incapacidad”. También dijo: “Está en un terreno desconocido. Nadie sobrevive tanto como usted lo hizo. No sabemos qué más hacer”. Todavía escucho estas palabras todo el tiempo.

Me disgustó mucho dejar mi trabajo porque amaba lo que hacía, pero tenía que hacerlo.

¡Las náuseas continuaron durante más de 22 años! Me dieron Zofran, que a veces ayudaba y otras veces no. Las náuseas eran realmente molestas y duraban semanas o meses. No podíamos planear hacer nada, pero estaba muy agradecida de seguir viva junto a mi esposo y mi familia. El dolor no importaba. He visto y hecho tantas cosas que de otro modo me hubiera perdido. Tenemos que ser conscientes de que estos eventos cambian la vida.

Durante los últimos tres años, más o menos, las náuseas han disminuido considerablemente. Empecé a hacer yoga en 2018 y realmente creo que me ayudó mucho.

Desde el procedimiento de Whipple, tuve un par de obstrucciones del intestino delgado. La última fue en marzo de 2021 y fue causada por tanto tejido cicatricial que ninguno de mis órganos era reconocible. Tardaron más de tres horas en eliminar el tejido cicatricial mediante cirugía.

La vida sin cáncer durante 26 años

Durante 20 años, volví al médico para hacerme controles, tomografías computarizadas y resonancias magnéticas de todo el cuerpo. Hasta ahora, todo va bien. No he vuelto a tener cáncer.

Mi gastroenterólogo ahora es el Dr. Mark Payne en MUSC, con quien me atiendo cada dos años. El Dr. Tarnasky ahora está en Dallas, Texas, y el Dr. Adams está jubilado. El Dr. Robert Haus fue mi gastroenterólogo durante unos 17 años, antes que el Dr. Payne.

Aunque para nosotros es un viaje de dos horas o un poco más desde Myrtle Beach hasta Charleston, ha valido la pena. He perdido a varios amigos a causa del cáncer de páncreas, incluida mi mejor amiga Vicky. Muchas personas me han dicho que no quieren conducir ni siquiera una hora ni hora y media. No lo entiendo. Les puede salvar la vida.

Ir a MUSC en Charleston para escuchar una segunda opinión, ante la insistencia de mi esposo Bill, es lo que me salvó la vida. Es un hospital universitario y allí realizan muchas investigaciones sobre el cáncer de páncreas. Recomendaría a cualquier persona con un diagnóstico de cáncer que solicite una segunda opinión o incluso una tercera o cuarta hasta que esté satisfecha. ¡Una segunda opinión me salvó la vida!

Tenía 46 años cuando me diagnosticaron. No pensé que iba a llegar a los 47. ¡Ahora tengo 72 años y espero cumplir 26 años como sobreviviente de cáncer de páncreas el 13 de septiembre de 2022! Sinceramente, creo que tengo un ángel guardián, mi papá.

Siempre estoy dispuesta a hablar con cualquier persona sobre mi experiencia. Sé que algunas cosas han cambiado desde mi cirugía. Todavía hacen procedimientos de Whipple, aunque un poco diferente. Pero siguen siendo igual de importantes. Conozco a muchas personas que tienen un amigo o familiar que está lidiando con el cáncer de páncreas y les he dicho que hablen conmigo. Ahora estoy hablando con mi hermanastra, Becky Reed, de Covington, Virginia, quien acaba de someterse a un procedimiento de Whipple, pero no quiere más quimioterapia. Tiene problemas para costear las enzimas. Su problema es muy común. También tengo una amiga, Janet Kidd, también de Covington, con quien estoy hablando para darle esperanza y aliento.

Por favor, recuerden LUCHAR y mantener la fe.


Back To Top